Seleccionar página

Seguramente estás leyendo estas cortas líneas debido a que has dejado tus llaves dentro de la casa, o las has extraviado, o te las han robado, o cualquier otra situación que te este sucediendo en este momento, y lo que menos quieres es llamar a un cerrajero por más de confianza que sea debido a los altos costos que debes asumir, y que descontrolara tu presupuesto para el resto del mes. Sitio oficial
Aquí encontraras consejos e instrucciones fáciles acerca de cómo abrir o desbloquear una puerta determinada sin la necesidad de tener las llaves.
Lo primero que debes hacer, es tomar en consideración el uso de tarjetas de crédito, así como radiografías viejas que ya no necesites.
La tarea se basa en que debes introducir cualquiera de esas dos herramientas justo por la ranura de la puerta.
La acción inmediatamente siguiente es deslizarla hacia arriba y hacia abajo, para lograr conseguir abrir la puerta violando el seguro, o al menos moviéndolo para que se descoloque.
La segunda forma para desbloquear la puerta, es a través de la famosa llave Bumping, que básicamente puedes hacerla rudimentariamente o puedes simplemente mandarla a comprar en una tienda de ferretería.
Lo elemental, es que encajes la llave en el cilindro de la cerradura que necesites desbloquear, debes ubicarla hasta el último pistón o peñón. Presiona la llave hasta que solamente quede un pistón por desbloquear, y realiza golpeos continuos y al mismo tiempo debes irla girando.
Este procedimiento debe repetir varias veces, hasta que logres abrir la puerta.
La tercera forma o procedimiento es a través de unas ganzúas, u objetos que hagan sus veces. Mediante este procedimiento, lo que se quiere es usar un metal o hierro que sea lo suficientemente fuerte y firme para poder crear la llave de tensión o ganzúa, las dos partes que conforman la herramienta.
Debes insertar la llave de tensión en toda la cerradura, y presionarla hacia la parte inferior de la misma. Realiza presión directa y constante mientras trabajas con la ganzúa. Si empiezas a girar la llave de tensión de forma idónea y en la dirección indicada, debes escuchar obligatoriamente caer los pistones.
Acto seguido, debes insertar la ganzúa justo sobre la llave de tensión y presionar cada pistón directamente contra la cerradura. Esto solo lo vas a conseguir si has practicado con anterioridad.
Otra de las alternativas que te quedan, directamente es tumbar por completo la chapa de la puerta, aunque esto puede realizarse, si llegas a dañar por alguna razón la chapa ya sea por un golpe, por desarmar algo que no debías.
O por perder algún tornillo, te terminara saliendo muy caro, por lo que te aconsejo que tomes esta decisión luego de haber primero probado todas las anteriores.
Si ha pasado ya el tiempo, y has cumpliendo con todas las opciones anteriores, sin poder tener un resultado satisfactorio, lamentablemente debo recomendarte que llames a tu cerrajero de confianza, para que haga el trabajo y pueda sacarte del apuro.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar