Seleccionar página

Aunque sabes que puede suceder, sólo te detienes a pensar en qué hacer cuando te toca experimentar llegar a casa y al intentar abrir la cerradura se rompe la llave y no logras acceder al pedazo que está dentro en tus intentos de extraerla. Página siguiente
Antes de dejarte llevar por la inquietud de no saber cómo resolver la situación, recuerda que en tu vehículo debe haber una caja de herramientas, donde usualmente se guarda una pinza.
Qué puedes hacer
Si la llave sobresale un poco, intenta tomarla con la pinza y halar hacia ti, poco a poco irá cediendo y conseguirás sacarla para proceder a abrir la puerta con otra llave, siendo posible que debas comunicarte con alguien de tu familia para que te auxilie con la suya mientras sacas otra copia de la misma.
Qué hacer si al primer intento no se tiene éxito
De no poder retirar el pedazo de llave, debes aplicar algún lubricante en el área de la cerradura donde está la llave rota y esperar unos minutos. Normalmente este líquido viene en envases tipo spray para facilitar su aplicación y sirven para aflojar piezas del vehículo atascadas, como las tuercas de los cauchos.
Pasado ese tiempo, intentarás introducir en el espacio de la cerradura un trozo de alambre fuerte pero delgado, la hoja de una sierra o algún otro material que te permita acceder a los dientes de la llave para intentar girarla.
En este caso, debes asegurarte que la llave incrustada en la cerradura esté en posición vertical, procurando simultáneamente detectar si sobresale para tomarla con la pinza. Si no cede, continúa cuidadosamente moverla evitando que se desincruste de la sierra o alambre que hayas logrado colocar al lado de sus dientes.
De lograr abrir la puerta de este modo, sólo te queda sacar el pedazo de llave rota, para lo cual es de ayuda introducir desde el lado opuesto de la cerradura una copia de la llave con la cual puedas empujar el trozo partido hacia el otro lado hasta poder tomarlo con facilidad y extraerlo del todo.
Una vez solucionado el problema, limpia el área para eliminar el exceso de lubricante aplicado y comienza a revisar el estado de las tras llaves que abren esa cerradura.
Recuerda que el uso las desgasta y tal como te ha sucedido en esta oportunidad, pueden romperse cuando menos lo esperes.
Dentro de todo, si has necesitado aplicar el lubricante, te queda la tranquilidad de que esa cerradura, por lo menos durante un tiempo, no tendrá problemas de atascamiento. Notarás como las llaves la abren con mayor facilidad y suavidad que antes.
Sin embargo, es recomendable que des un vistazo a cada una de las partes de la cerradura para corroborar que esté en condiciones de funcionar adecuadamente por un tiempo más. De ser requerido, limpia cada área y lubrícala para extender su período de vida útil.
Con paciencia y algo de cuidado, ¡has logrado solucionar el problema!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar